PENTECOSTÉS UN MOMENTO PARA REFLEXIONAR

"Cerca de 150 jóvenes compartieron fraternamente y reflexionaron entorno al Espíritu Santo, para ser llamados a ser portadores del amor de Dios"

 

El sábado 23 de mayo entre las 18:00 y las 00:00 horas se llevó a cabo una vigilia de pentecostés, actividad enmarcada en el Bicentenario del Nacimiento de Don Bosco, la cual reunió cerca de 150 jóvenes provenientes de las 4 obras Salesianas de la comuna de Punta Arenas, Liceo María Auxiliadora, Instituto Sagrada Familia, Liceo San José e Instituto Don Bosco, quién hizo de anfitrión para albergar esta actividad.

El objetivo  de esta vigilia fue el compartir  fraterno, juvenil y salesiano, teniendo como telón de fondo el bicentenario del nacimiento de Don Bosco y el año de las Vocaciones, ayudar a los jóvenes a reflexionar que el Espíritu Santo, disipa nuestros miedos y nos llama a ser signos y portadores del amor de Dios, como lo hizo con la Virgen María, con la primera comunidad cristiana en Pentecostés, con Don Bosco y Madre Mazzarello.

El desarrollo de la vigilia estuvo marcada por 4 estaciones, NAZARET: María confía en el amor del Señor, escucha su palabra y responde con un generoso Sí, Por esa aceptación de la voluntad de Dios, se convierte en la Madre del Hijo de Dios, en su discípula, y en Auxiliadora de los cristianos y de todos los seres humanos.

JERUSALÉN:que tuvo como signo principal la eucaristía, donde tienen el alimento, la presencia de Jesús resucitado que viene una vez más a dar su vida, para saciar todas nuestras necesidades más profundas, y hacer de cada uno de nosotros, un signo de su amor.

I BECCHI:Juan Bosco tuvo un sueño, e impulsado por el Espíritu Santo, lo hizo realidad, Fue capaz de estar atento a lo que sucedía a su alrededor, y descubrir allí el llamado del Señor a ser signo de su amor para los jóvenes más pobres y abandonados.

MORNESE:Maín, por cuidar a su familia, sufrió la pérdida irreparable de su salud, cambiándole radicalmente de vida. Sin embargo, movida pro el Espíritu Santo, fue capaz de darle sentido a su sufrimiento, y hacer de él una oportunidad para vivir mejor, y dar vida en abundancia.

La jornada estuvo marcada de signos y a través de estos, los jóvenes puedan crear proyectos de vida guiados y acompañados por el Espíritu Santo. La jornada finalizó con una eucaristía en el Santuario María Auxiliadora, la cual presidió el P. Sergio Astorga, Director de la Obra, concelebraron el P. José Chaf y el P. Héctor Vásquez, la coordinación estuvo a cargo del D. David Rivera, pastor de la obra del Instituto Don Bosco.

 

Ver Imágenes

Fuente IDB Comunicaciones