CON UN “SÍ GENEROSO” SE ORDENÓ SACERDOTE  DAVID RIVERA MONTOYA

“El Nuevo Sacerdote Salesiano recibe esta ordenación como un regalo divino de Dios para ir en ayuda de los jóvenes”

 

Cerca de 400 personas asistieron al Santuario María Auxiliadora este 26 de septiembre a partir de las 16:00 horas, para presenciar la ordenación sacerdotal del Salesiano David Rivera Montoya. A la cual asistieron alumnos, apoderados, hijas de Marías Auxiliadora y toda la comunidad educativa del Instituto Don Bosco.

La ordenación fue celebrada por El Obispo de Magallanes Monseñor Bernardo Bastres; concelebraron el Vicario del Obispo Bastres, P. Fredy Subiabre; El Provincial de los Salesianos, P. Alberto Lorenzelli sdb y El Director de la Obra del IDB El P. Sergio Astorga sdb. Acompañaron en este importante momento los hermanos Salesianos de la comunidad Religiosa de Punta Arenas y del país, así como también los sacerdotes de la iglesia local.

Algunos de los subrayados hechos por Monseñor Bastres en su homilía para ayudar a vivir el sacerdocio de David fue tener presente la figura de Don Bosco como Padre y Maestro de la Juventud, sobre todo en los tiempos difíciles que se viven, a través de la sencillez, la profundidad de la enseñanza y la humildad para llevar a cabo la voluntad de Dios entre los jóvenes. Además, catalogó esta ordenación como un signo de vida y esperanza, en el año del bicentenario de Don Bosco y en la víspera del centenario de Monseñor Fagnano para el 2016. “Esto es una muestra de que la Congregación sigue teniendo fuerza y personas que seguirán adelante con el ideal de Don Bosco” puntualizó.

En tanto El P. Alberto Lorenzelli, Provincial de los Salesianos en Chile agradeció por el “Generoso Sí de entrega al señor” de David Rivera para dedicarlo a los jóvenes y lograr un buen ministerio, apoyándolo con el cariño y la oración para ser un buen mediador entre Dios y los jóvenes según el carisma Salesiano y el Sistema Preventivo de Don Bosco.

El recién ordenado sacerdote P. David Rivera Montoya, recibe esta ordenación como un regalo divino de Dios y de los jóvenes, quienes marcaron su vocación para ser hoy un “Sacerdote y Servidor de Los Jóvenes” motivando así futuras vocaciones para seguir a Dios y ser portadores de su mensaje, haciendo vida su lema sacerdotal “Abba Padre… Que no se haga mi voluntad, sino la tuya”

La emotiva celebración tuvo su culmen en el momento de Presentar al nuevo Sacerdote a la comunidad por parte del Obispo Bernardo Bastres, donde su emocionada Madre Ana entregó un apretado abrazo para felicitar a su hijo sacerdote…

Ver Imágenes

Fuente IDB Comunicaciones