1 DE ABRIL DON BOSCO FUE PROCALAMADO SANTO

“EL 1 DE ABRIL DE 1934 FUE DECLARADO SANTO POR S.S PIO XI. SU ESTATUA FUE PUESTA EN UN NICHO RESERVADO A LOS SANTOS FUNDADORES DE ÓRDENES RELIGIOSAS EN LA BASÍLICA DE SAN PEDRO EN EL VATICANO”

El Papa Pio XI que lo había conocido, lo beatificó en 1929 y lo canonizó el primero de abril de 1934, aquel año coincidió con el Domingo de Resurrección.

El que fuera proclamado Papa en febrero de 1922, siendo joven sacerdote, fue a visitar a Don Bosco y su Oratorio, donde se quedó dos días; se sentó a la mesa de Don Bosco y se marchó lleno de profundos y suaves recuerdos. Aquel contacto con el Santo fue para él casi siempre un orgullo. No ahorró medios para promover rápidamente el Proceso Apostólico de Don Bosco, para cuya canonización estableció el día de Pascua de 1934, a conclusión del Año Santo. Extendió su fiesta a la Iglesia universal. Justamente se le llamó “el Papa de Don Bosco”. A él se debe que la Causa de beatificación de Domingo Savio superara dificultades que parecían insuperables: el 9 de julio de 1933 firmó el Decreto de la heroicidad de sus virtudes.

En 1890 se abría el proceso de beatificación y canonización de Don Bosco. El 2 de junio de 1929 Don Bosco fue proclamado Beato y el 1 de abril de 1934 fue declarado Santo por S.S Pio XI. Su estatua fue puesta en un nicho reservado a los santos fundadores de órdenes religiosas en la Basílica de San Pedro. A un lado y a a otro se encuentra acompañado por dos muchachos producto de sus sueños: Domingo Savio y Ceferino Namuncurá, como signo de la que fue su misión, santificar a los jóvenes.

En el centenario de su muerte, el Papa Juan Pablo II lo declaró “Padre y Maestro de la Juventud”.

Hoy en la celebración de los 50 días de Pascua, recordamos al Santo de la Juventud, a nuestro querido San Juan Bosco en el día que fue proclamado santo y recordamos dos propuestas que hacía a sus muchachos:

·         Caridad, Paciencia, Dulzura, nunca reproches humillantes, nunca castigos.

·         Hacer todo el bien a que se pueda y mal a ninguno.

·         La santidad consiste en estar siempre alegres.

Fuente IDB Comunicaciones

Ver Imágenes